¿Cómo caer bien a la gente sin esfuerzo? 6 tips

Si alguna vez te has preguntado cómo caer bien a la gente, probablemente sea porque tienes problemas en socializar y hacer amigos, lo cual, aunque no lo creas, es algo mucho más común de lo que piensas.

Según una encuesta realizada por YouGov, arrojó que el 22% de los millennials dice no tener amigos, lo cual lo transforma en la generación más “solitaria” de todas. Si estás leyendo esto, probablemente es porque creas estar entre ese porcentaje.

Si la situación te complica y no sabes qué hacer, aquí te mostraremos algunos consejos que puedes implementar y que no requieren esfuerzo alguno.

cómo caer bien a la gente sin esfuerzo

Vamos con ellos:

Escucha

Para empezar, uno de los aspectos fundamentales es el escuchar activamente, es decir, poner atención a los detalles de lo que la persona te está diciendo. Tampoco quiere decir que tengas que fingir una adulación innecesaria, pero si es importante recopilar información de lo que el interlocutor te está diciendo.

Lo anterior, con el fin de poder tener distintos puntos para poder hacer preguntas y así poder mantener la conversación con más entusiasmo.

Verás que este trato es muy agradecido, ya que a las personas les encanta hablar de ellas mismas. Mientras más entusiasmo provoques en lo que está hablando la otra persona, mejor les caerás.

Se trata de ellos, no de ti

Junto con lo anterior, debes tener cuidado, ya que muchas personas caen en un gran error: ver cómo lo que la otra persona me está diciendo tiene relación con algo que me pasó a mí.

Este es un trato muy común entre las personas muy egocéntricas o narcisistas, y por supuesto, eso nunca cae bien. Cuando alguien te cuente alguna historia suya, tus respuestas deben ser apuntando a la otra persona y nunca hacia ti o algo que a ti te pasó.

Recuerda que mientras más sepas sobre alguien, más podrás adentrarte en su mundo, generando así un lazo más fuerte, lo que te hará “ganarlos” de una mejor manera.

También debes recordar que el interés debe ser genuino, fingir demás es algo que podría lograr lo contrario a simpatizar con alguien.

Haz preguntas

Este punto va directamente ligado al primero, ya que hacer preguntas es la forma más simple de hacer que alguien se explaye y pueda seguir hablando de eso que tanto le apasiona. Las preguntas demuestran interés.

Por eso, debes escuchar detenidamente lo que la otra persona te está contando, y hacer preguntas abiertas. ¿Qué son las preguntas abiertas? Estas son aquellas que permiten al interlocutor expresarse libremente y no responder con “sí”, “no” o decirte algún dato exacto.

Algunos ejemplos de preguntas abiertas, pueden ser:

  • ¿Por qué pensaste eso?
  • ¿Qué te provocó hacer eso?
  • ¿Cómo se conocieron?
  • ¿Qué opinas de aquella situación?
  • ¿Me podrías contar más?

Estas preguntas, permiten a la otra parte expresar y “soltar” todo lo que tienen que decir. Existen muchísimo más ejemplos acerca de preguntas abiertas, pero ya entiendes la idea.

Integra a todos en la conversación

Quizá esto no te haga el más popular, pero definitivamente te hará ganar el corazón de muchas personas.

Cada vez que te encuentres en una conversación grupal, de 5 o más personas, ve si es que algunas de las personas que están allí han quedado excluidas de la conversación, e intégralos. Puedes hacer una simple pregunta, como ¿Y tú qué opinas de lo que están hablando?

Hacer esto no tan sólo te hará ganar el agrado de la persona a la cual integraste, sino que también las demás personas te percibirán como alguien empático, lúdico y sociable. Además, es un acto noble, ya que muchas personas se sienten ansiosas de participar en reuniones sociales, y siendo de esta forma, los ayudarás a vencer esta ansiedad.

Ponlo en práctica, y verás más sonrisas que de costumbre.

No temas expresarte libremente

Muchas veces, las personas tienden a pensar que decir exactamente lo que el otro espera escuchar, es la mejor forma de caer bien.

Pero, ¿Es esto cierto?

Según una encuesta hecha en los Estados Unidos, muestra que el 81% de las personas está de acuerdo con que “la corrección política ha llegado muy lejos”, y que, hoy en día, “la gente se ofende por la más mínima cosa” (un 57% muy de acuerdo y un 24% parcialmente de acuerdo). ¿Qué nos dice esto?

Una interpretación puede ser, que el tratar de manera forzosa de caer bien o decir lo que asumimos que la gente quiere escuchar, puede tener el efecto contrario a lo que creemos.

Si lo ponemos en práctica, hace mucho sentido. Si te preguntas, a quién quiere más la gente, ¿A una celebridad o a un político? La respuesta es algo evidente. Generalmente aquellas personas que viven su vida sin tapujos y sin darle importancia al “qué dirán”, suelen ser mucho más queridos que aquellos que se esfuerzan sobremanera en agradar al resto.

Por lo tanto, di lo que piensas, obviamente siempre en un marco de respeto, pero jamás debes cambiar tus convicciones sólo para agradar a cierto grupo. No lo olvides.

No te olvides del lenguaje corporal

Lenguaje corporal que debes evitar:

  • Estar de brazos cruzados. Esto denota intransigencia.
  • Estar con las manos en los bolsillos. Lo anterior denota timidez y desconfianza, o que “ocultas algo”.
  • Apuntar con tus pies hacia el lado opuesto en que está el interlocutor. Esto demuestra falta de interés o indiferencia.
  • Tener las manos muy cerca de la otra persona o apuntar con ellas. Esto provoca incomodidad y se puede percibir como un lenguaje agresivo o sexualmente inapropiado.

Lo que sí debes hacer:

  • Mirar a los ojos a la persona que te está hablando.
  • Evitar tensar el cuerpo. ¡Relájate!
  • Gesticular con las manos está bien, pero debe ser de manera controlada.

Ahí lo tienes, cómo caer bien a la gente en 6 simples pasos. Como puedes ver, no toma tanto esfuerzo, y con estos simples consejos puedes empezar hoy mismo, para que puedas vencer esa ansiedad social o bien para que te conviertas en el alma de la fiesta.

Si te ha gustado este artículo, puedes compartirlo en tus redes sociales con aquellas personas que se sientan un poco aislados y necesiten darle nuevos aires a su vida.